SOLUCIONES ECOLÓGICAS CONTRA HELIOTHIS

SOLUCIONES ECOLÓGICAS CONTRA HELIOTHIS title=

Helicoverpa armígera, conocida como “Heliothis” u “Oruga del tomate” es una de las plagas más polífagas y destructivas del mundo. Debido a su resistencia a una gran variedad de insecticidas químicos, Helicoverpa armigera resulta cada vez más difícil de controlar. Los cultivos a los que afecta son tomate, pimiento dulce, maíz dulce, judía verde, lechuga, fresa,…

Este insecto puede tener de 2 a 11 generaciones en función de las condiciones climáticas. Su temperatura de desarrollo está entre 12ºC y 38ºC; es entre 25ºC y 28ºC cuando eclosionan los huevos, 3 días después de la oviposición.

Las larvas pueden llegar a pasar por hasta seis estadios larvales, en los primeros se alimenta de las hojas jóvenes y posteriormente de los botones florales y frutos. Los agujeros de entrada pueden favorecer la aparición de infecciones, lo que suele provocar putrefacción y caída de frutos. Es habitual que migren de variedades de cultivo de ciclo corto a cultivos tardíos.

Fte: Julius Kühn-Institut, Centro Federal de Investigación de Plantas Cultivadas (Alemania), 2008.

Como hemos comentado antes, esta plaga presenta resistencia a una gran variedad de insecticidas, por ello las casas comerciales buscan alternativas y de vez en cuando la más natural es la más efectiva. Este es el caso de Helicovex®, su ingrediente activo es el virus de la poliedrosis nuclear de Helicoverpa armigera (HearNPV). Estos virus solo se encuentran en las especies de artrópodos y suelen tener un espectro de huésped reducido. Debido a su especificidad el Helicovex® respeta toda la fauna auxiliar, incluidos mamíferos y abejas.

Ciclo del virus en el interior de las larvas

Las larvas jóvenes que se mueven y alimentan ingieren el virus pulverizado sobre la superficie de la planta. En un período de 2 a 4 días, los virus infestan a la mayoría y dejan de alimentarse. Tras morir la larva, su cuerpo se licua y libera millones de nuevos virus al ambiente, los cuales infectan otras larvas.

Fotografía de Juan Carlos Martínez Sahún

Para la óptima protección de los cultivos, el momento perfecto para la primera aplicación de Helicovex® es antes de la primera eclosión de los huevos y del ataque a los frutos. Como las larvas jóvenes comen partes de la cáscara del huevo durante la eclosión, estas se pueden infectar en el punto más temprano de su desarrollo. Las aplicaciones han de repetirse cada 8 días de plena luz (2 días parcialmente soleados equivalen a 1 día soleado).

Si tiene cualquier dude sobre el producto no dude en consultarnos. Buenas cosechas!

Comentarios

Deje su comentario